Barba de tres días – Los errores que debes evitar

La ‘barba de tres días’ es uno de los estilos más populares. Y no es de extrañar. Una de las principales razones es que favorece a la mayoría de hombres, aunque tampoco hay que olvidar que es fácil de mantener y tener un vello facial bastante espeso no es un requisito para que funcione, como sí sucede con las barbas más largas.

Aunque las ventajas superan de largo a los inconvenientes, no está de más prestar atención a esos pequeños detalles que pueden hacer que tu ‘barba de tres días’ no luzca todo lo impecable que podría. Estos son algunos de los errores que necesitas evitar:

Llevarla demasiado corta o demasiado larga

Una ‘barba de tres días’ demasiado corta puede hacer que parezca que simplemente no has tenido tiempo de afeitarte por la mañana, mientras que demasiado larga puede provocar un efecto de desaliño poco aconsejable, especialmente en el trabajo.

Por lo general, la longitud óptima se alcanza de 3 a 4 días después del afeitado. O cuando notes que, al pasarte la mano por la barba, los vellos ya están planos contra la cara, y por lo tanto, ya has dejado atrás esa primera fase de crecimiento que se caracteriza por una cualidad punzante que, dicho sea de paso, puede resultar un poco desagradable para la pareja.

Pensar que no necesita mantenimiento

La ‘barba de tres días’ es de las que menos trabajo necesita por nuestra parte, aunque pese a pertenecer a las de bajo mantenimiento, es necesario dedicarle unos minutos todos los días. Ajusta tu recortador de barba a 3-4 mm y deslízalo por toda la barba hasta conseguir un resultado uniforme. Después, retira el protector o utiliza una maquinilla de afeitar para dejar limpio el cuello (justo por debajo de la nuez) y eliminar los vellos sueltos en las mejillas.

Ignorar la forma de la barba

Adaptar la forma de la barba a la de tu cara te permitirá armonizar tus facciones. La línea de las mejillas puede hacer que tu cara parezca más alargada o más redonda en función de su posición. Si tienes la cara alargada, considera mantener dicha línea lo más alta posible. A las caras redondas, en cambio, les funciona mejor tanto una línea de mejillas como una línea de mandíbula más bajas, esta última teniendo cuidado de que no entre en el terreno del cuello.


Categorías

Afeitado, Cuidado Personal

Esteta por naturaleza. La moda pasada y presente y esos pequeños detalles que a menudo pasan desapercibidos dan forma constantemente a mi concepto de estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.