Baignoire S, de Cartier, la persistencia del lujo

Hay relojes que enamoran con sólo mirarlos. Buen ejemplo de ello es el reloj Baignoire S, de Cartier, donde el capricho de las formas confluye con el deseo de lucirlo. Su caja sinuosa está realizada en oro blanco de 18 quilates engastada con diamantes redondos, o por una combinación de diamantes y zafiros rosas. La corona, perlada de oro blanco, se presenta adornada con un diamante. El Baignoire S cuenta con cristal de zafiro, esfera lacada con un efecto de rayos de sol y números romanos estilizados en un diseño que se ajusta al giro de la caja. Cuenta con agujas espada de acero azulado, correa de tela cepillada, hebilla ardillón de oro de 18 quilates y también engastada con diamantes redondos. Su movimiento mecánico atiende a cuerda manual, es hermético y sumergible hasta 30 metros y posee unas dimensiones de 47,25 x 22,9 mm y un espesor de 11 mm. Sin duda, la elegancia con más gusto se materializa en este fantástico reloj, digno de colección y capricho de cualquier mujer despreocupada por el tiempo. Vía: Vogue]]>


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *