Adios a los puntos negros

No hay nada más antiestético que los puntos negros. Estos feos agujeros de color negro surgen cuando las secreciones sebáceas se mezclan con las células negras, y son aún más visibles en la piel del hombre al ser esta más gruesa. El resultado, el llamado ‘efecto cráter’ que opaca la piel y aporta una desagradable sensación de suciedad.

Lo primero que debes de saber es que nunca, ¡nunca! debes extraer los puntos negros. No te toques la cara porque la solución será peor que el problema. La extración eliminará los puntos negros temporalmente, pero estos volverán a salir. Además, dejarás los poros más abiertos e irritados con el riesgo de que se infecten.

Para tener los poros limpios y acabar con los puntos negros, deberás limpiar correctamente la piel. Con una limpieza diaria podrás prevenir su aparición y lucir una piel brillante y con buen aspecto. Utilliza un gel limpiador y después aplícate un poco de crema hidratante muy suave. Un peeling purificante una o dos veces a la semana te ayudará a mantener la piel limpia.

También puedes encontrar productos específicos para los puntos negros que deberás combinar con la limpieza diaria. En el mercado tienes aparatos como el ‘borrador de puntos negros de Clean and Clear‘, un aparato que desprende la suciedad y la grasa de la piel e incorpora una espuma limpiadora.

Y si con estos consejos no consigues eliminar los puntos negros, acude al dermatólogo. El especialista podrá recetarte algún medicamento específico para reducir la secreción de las glándulas sebáceas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *