¿Y si escuchar música nos hiciera más felices?

Musica

Hoy en día sabemos que la música triste también puede tener un impacto positivo sobre nuestro bienestar. Un reciente estudio realizado por grandes investigadores, Stefan Koelsch y Liila Taruffi de la Freie Universität de Berlin, acaba de demostrarlo.

Por sorprendente que pueda parecer, muchos de nosotros nos sentimos de mejor humor después de escuchar música triste o melancólica en lugar de alegre. Un resultado bastante irónico si tenemos en cuenta que la mayoría de nosotros, por lo general, tratamos de escapar de estos estados depresivos.

Para entender este fenómeno, Stefan Koelsch y Liila Taruffi han llevado a cabo un experimento con 722 voluntarios de todo el mundo. Durante varios días, tuvieron que escuchar más de 300 melodías melancólicas, desde lo clásico (la Sonata Claro de Luna de Beethoven), pop (Adele Someone like you), pasando por el rock (Fade to Black de Metallica). A raíz de estas obras, casi el 76% de los participantes dijeron sentir “efectos emocionales beneficiosos”.

Mediante el estudio de las interacciones que se produjeron entre la música, el cerebro y el lenguaje de las emociones mientras escuchaban estas canciones, ambos investigadores llegaron a la conclusión de que la música triste ayuda a regular nuestras emociones, a despertar la empatía y alimentar nuestra imaginación.

Para Liila Taruffi y Stefan Kölsch, escuchar música triste podría desempeñar un papel en el tema de la catarsis, por lo que permite eliminar las emociones negativas sin tener que vivirlas en la realidad. “La música melancólica juega un papel en el bienestar, ofrece consuelo y regula el mal humor, así como las emociones negativas“, dicen los científicos al final de su estudio.


Categorías

Ocio

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario