Verdades y mitos del cuidado de la piel (I)

El cuidado de la piel es algo vital y que desde hace poco tiempo, los hombres estamos empezando a ocuparnos de ella.

A continuación te presentaremos los más conocidos mitos sobre el cuidado de la piel, para que puedas aprender más sobre el cuidado.

Mito 1: “La crema hidratante sirve como aftershave”
(DEPENDE) Puedes hacerlo un día si se te ha acabado el after shave, pero no te acostumbres. La crema hidratante sólo repone el agua que la piel ha perdido, mientras que el aftershave repara y calma los daños de la máquina de afeitar.

Mito 2: “Hay que cambiar de crema cada tanto para que la piel no se acostumbre”
(FALSO)
Es uno de los grandes mitos de la cosmética. Lo que sí puede ocurrir es que las necesidades de tu piel cambien, por lo que puede que el producto que estabas utilizando hasta ese momento ya no te sirvan más. Ahora bien, si la piel no cambia, la crema seguirá funcionando igual de bien que el primer día.

Mito 3: “Si el aftershave pica, mejor, significa que está actuando”
(FALSO) Se trata de uno de los mitos del que nuestros padres abusaban hasta el extremo pero que poco a poco se va superando. Un buen aftershave nunca debe picar porque, de hacerlo, significaría que lleva alcohol, un ingrediente desterrado desde hace tiempo por sus efectos más que negativos sobre la piel.

Mito 4: “Las ojeras y bolsas, son de por vida”
(DEPENDE) Sí es verdad que las tienes o no en función de tu herencia genética, como también que si las cuidas un poco puedes difuminarlas e incluso eliminarlas. Pero tampoco es falso que ningún tratamiento cosmético, excepto la cirugía, es completamente definitivo en este campo.

Mito 5: “Las cremas antiarrugas y los contornos de ojos son sólo para cuarentones”
(FALSO)
Si piensas así ya debes tener las primeras arrugas de expresión. Los contornos de ojos antiedad no sólo frenan su reproducción actual, sino también su reproducción futura.

Mito 6: “El fluido energizante sí que elimina la cara de cansado”
(VERDADERO) Sus ingredientes despiertan de verdad la piel, al favorecer la micro circulación de la zona y borrar el tono grisáceo o blanquecino, disminuyendo bolsas y atenuando las ojeras. Eso sí, los primeros efectos se notan casi desde la primera aplicación pero hay que ser constantes.


Escribe un comentario