Una píldora más eficaz que el deporte para adelgazar

Deportista

Unos investigadores de Harvard Stem Cell Institute (HSCI) han conseguido transformar grasas blancas en grasas marrones (esos tejidos adiposos que queman calorías en vez de almacenarlas), lo que podría permitir facilitar la gestión del sobrepeso de algunas personas sin tener que recurrir forzosamente al deporte.

Gracias al uso de células madre humanas, el equipo ha generado una técnica que permite pasar revista a los componentes capaces de concurrir en este efecto excepcional de transferencia, y ya han conseguido identificar dos de dichos compuestos.

Incluso si todavía es pronto para evocar la llegada de una píldora que permita reemplazar el deporte, este descubrimiento marca una etapa importante en la lucha contra la obesidad.

Sabemos que desde hace tiempo las células adiposas pueden ser transformadas. Por ejemplo, un estudio de la universidad de Montreal, llevado a cabo con ratones, ha identificado un ácido retinoico derivado de la vitamina A que es capaz de transformar las malas grasas en grasas marrones en los roedores, pero el equipo de Harvard explica que su descubrimiento es más significativo.

“Lo que más nos ha impresionado es que ciertos compuestos producen el mismo tipo de efecto cuando se administra en animales, pero cuando se les retira, su efecto también desaparece”, dice Chad Cowan del HSCI, y añade, “pero hemos asistido a una conversión estable”.

En cualquier caso, Chad Cowan precisa que no se conocen los efectos a largo plazo sobre el metabolismo y el sistema inmunitario, incluso si piensa que el éxito de estos dos compuestos es importante.


Escribe un comentario