Una copa de vino puede ser tan beneficiosa como el deporte

vino

No nos cansamos de repetirlo: la actividad física es el mejor aliado del cuerpo humano. Si bien es cierto que se recomienda para mantener la forma, permite también tonificar los músculos del corazón y fortificar los huesos.

También sabemos que el ejercicio físico regular permite hacer bajar la tasa de colesterol malo, regular la glucemia, y de evitar la hipertensión. En resumen, el estado sedentario puede ser responsable de muchas enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, según algunos estudios científicos recientes, publicados por el Centro de investigación médica de la Universidad de Alberta, en los Estados Unidos, parecería que una copa de vino tinto puede reemplazar una sesión de deporte.

Ya ha sido demostrado que el vino tinto tiene efectos positivos sobre el sistema cardiovascular, gracias a su contenido en resveratrol, un polifenol que posee, según los investigadores, numerosas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Pero el resveratrol también pertenece a la familia de los flavonoides, naturalmente presentes en la alimentación, y que previene las enfermedades cardiovasculares. Preservan, en efecto, las diferentes células del organismo del estrés oxidativo, neutralizando los radicales libres.

No obstante, todo exceso presenta un riesgo para la salud, por eso conviene limitarse a una copa de vino tinto diaria, cuando no es posible practicar una actividad deportiva por falta de tiempo o por cansancio.


Categorías

Ocio

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario