Trucos para mejorar el sabor del vino

Nada más desagradable que disponerse a abrir una botella de vino ante sus invitados en el transcurso de una agradable cena o almuerzo, y que el estado de dicho caldo no sea el que usted esperaba. ¡Tranquilidad! Si toma buena nota de los siguientes “retoques enológicos” que a continuación le proponemos, es posible que consiga salir del paso y quedar como el mejor de los anfitriones:

  • Si el vino presenta exceso de alcohol, deberá servirlo más fresco, lo cual atenuará la sensación que produce la alta graduación.
  • Si lo encontramos demasiado ácido, se servirá a más temperatura de la recomendada, con lo que en boca parecerá equilibrado.
  • Si se trata de un vino con poco aroma, se servirá un poco más caliente de lo recomendado.
  • Si se trata de un blanco pesado, se presentará más fresco para que en boca se muestre más ágil y manifieste mejor acidez.
  • Si lo que ocurre es que lo encontramos demasiado dulce lo enfriaremos unos grados.
  • Los cavas y los champagnes con pocas burbujas tienen remedio sirviéndolos algo más calientes de lo aconsejado.

Escribe un comentario