Rejuvenecer la piel con la luz pulsada

Belleza

Entre las nuevas técnicas de cuidados corporales para la piel, el rejuvenecimiento a base de luz pulsada es ciertamente uno de los más eficaces, de los más rápidos, y de los más espectaculares en términos de resultados.

La piel del hombre es verdaderamente la parte del cuerpo que sufre más a lo largo de su existencia. De forma particular a nivel del rostro y de las manos, a partir de los 30 años, la piel sufre las agresiones repetidas de la contaminación de las grandes ciudades y de la exposición a veces abusiva a los rayos UV del sol.

También es víctima de la relajación natural de los tejidos debida a la edad. Poco a poco, aparecen las manchas solares, arrugas, afeamiento del rostro, y de las manos, tanto en hombres como en mujeres.

La luz pulsada es una técnica de exposición de la piel a unas fuentes de luz seleccionadas, como los rayos láser o un tipo de luz suave de tipo LED, a lo largo de varias sesiones.

Se trata de una técnica indolora, que permite que la piel recupere su tersura, frescor, y tonicidad de años anteriores. Sin embargo, el tratamiento actúa únicamente sobre las capas superficiales de la epidermis, y no permite regular completamente los problemas de pérdida de elasticidad de la piel, en el origen de las arrugas. Esas otras imperfecciones del rostro y de las manos se atenúan con tratamientos complementarios, como el masaje facial o de las manos, por ejemplo.


Escribe un comentario