¿Por qué a los hombres les gusta tanto los senos?

Senos

¿Cuál es el poder secreto de los senos? ¿Por qué son capaces de acaparar toda la atención y la energía de los hombres? ¿Por qué tanta fijación en esta parte precisa del cuerpo de la mujer?

¿Se trata de una cuestión de evolución? En el fondo es una excusa para justificar esta obsesión típicamente masculina. Larry Young, profesor de psiquiatría de la Universidad de Emory, ha elaborado una teoría sobre esta atracción casi irresistible que resienten los hombres.

En el momento de la lactancia, la estimulación de los pezones de la madre por parte del bebé provoca la producción de una hormona particular en el cerebro. Se trata de la oxitocina, también conocida con el nombre de “hormona del amor”, esta hormona refuerza en efecto los lazos emocionales, ayuda a la madre a concentrar su atención y su afecto sobre el bebé.

Pero esta producción de oxitocina no está reservada únicamente al niño. El pecho es una zona erógena que estimula, en muchas mujeres, las mismas zonas cerebrales que el orgasmo vaginal o clitoriano. Unos estudios han demostrado que durante la estimulación de los pezones, durante una relación sexual, el cuerpo de la mujer secreta la famosa hormona. Esta vez, ayuda a concentrarse sobre su pareja y refuerza su deseo de unirse a él,

De esta forma, cuanto más el hombre concentre su atención en el pecho de la mujer, esta última se siente unida y experimenta placer con él. Al parecer, el cerebro masculino ha comprendido la lección: desde la pubertad, los hombres heterosexuales se ven atraídos por su cerebro a encontrar los senos tan atractivos. Es un buen medio de satisfacer y garantizar la fuerza de los lazos que los unen.


Escribe un comentario