Para comer de a dos

Se denomina afrodisíaca a cualquier sustancia que aumenta el apetito sexual. Ya en el Kama Sutra se apuntaban una serie de alimentos que el amante debía consumir para incrementar su vigor sexual, como la leche y la miel.

Tomar una o dos copas de vino durante una velada romántica puede ser una experiencia altamente erótica. Además de su reconocida capacidad inhibidora, tanto la textura del líquido como el roce de los labios contra el borde de la copa puede resultar sumamente sensual. Y si la bebida es acompañada por una fuente de ostras frescas no hay líbido que resista.

A la hora de preparar la comida se puede optar por menús que posean espárragos, zanahorias y apio. En cuanto a las frutas secas, las almendras, las nueces y el aguacate son las más utilizadas para subir la temperatura. Los condimentos también son portadores de propiedades afrodisíacas. La mostaza, el ajo, el anís, la albahaca dulce, el clavo de olor y el jengibre pueden resultar muy estimulantes. El higo, el plátano, las fresas y las frambuesas son las frutas que poseen propiedades especiales a la hora de acrecentar la pasión, mientras que las trufas, el chocolate, el café y un toquecito de esencia de vainilla pueden convertirse en la sobremesa ideal en una cena romántica.

Pero más allá de las creencias populares, lo cierto es que ningún alimento es portador de sustancias especiales para el amor. ¿Acaso hay una imagen más lujuriosa que la de Eva mordiendo la manzana? Y sin embargo, la fruta prohibida no es considerada afrodisíaca. La estimulación tiene que ver con la forma fálica de algunos vegetales, con la temperatura corporal –la cual se eleva cuando se comen platos condimentados- y con los colores y sabores intensos.

La comida despierta nuestros sentidos. El tacto, la vista, el gusto y el olfato se estimulan cuando estamos en presencia de los alimentos. Pero cuando se consumen en compañía, también están dotados de una gran carga emocional. Sensaciones que le otorgan a la cena la capacidad de provocar el acercamiento entre dos personas.

ostras


Escribe un comentario