Panificación casera

No debe haber cosa más deliciosa que el pan casero. Ese aroma y suavidad se hace que el pan sea más intenso cuando lo hacemos por nuestros propios medios. Por eso, de parte de Hombres Con Estilo, aquí el procedimiento a seguir para la realización de pan casero.

Proceso:
Harina de trigo: Es la más utilizada. Es blanca si está excenta de salvado  y es más amarilla y menos fina si lo contiene.

Utensillos:
Estos son instrumentos que complemntan los instrumentos complementantando el trabajo de horno:

  • Hierro para atizar:
  • Pala de hornear
  • Arteza en la que se elabora la pasta
  • Cesta o bandejas.

Calefacción:
Encendemos un haz de leña en la boca del horno. Ponemos a un lado la brasa para ir utilizándola a medida que se necesite. El grado de calor se comprueba al ver en la bóveda del horno un color blanco. Allí, quitamos la leña y brasa, limpiamos el horno y procedemos a hornear el pan.

Levadura:
Es una pasta fermentada que se prepara antes de la panificación. Se regenera así misma durane cierto tiempo, aunque pasado un período es conveniente utilizar fresca nuevamente. Se pone la levadura en el medio de la harina. Se activa la fermentación cubriendo la pasta con una tapadera.
La proporción de levadura es de 1% o 2%.

Una vez terminada la masa colocamos los panes cubriéndolos con harina y colocándolos en una bandeja para que leude. Cuando la harina que los espolvorea se hiende es preciso hornearlos.

Cocción:
Ponemos el pan en la pala espolvorada de harina. Se cierra la puerta del horno. El tiempo de cocción es de 60 mintuos para los panes de 3kg y de 50 para los de 1.5kg.

¡A saborearlo!


Escribe un comentario