Nuestros beanies favoritos para el otoño/invierno y los que no nos pondríamos jamás

Gorros

Ahora que comienza a refrescar, es el momento idóneo para sacar del armario tus gorros o beanies, un complemento que nos ayuda a conservar nuestro calor corporal y que, además, combina fenomenalmente casi con cualquier cosa.

A pesar de que originalmente se fabricaban con lana, actualmente ya podemos encontrarlos en una amplia gama de materiales, como el algodón, el rayón e incluso la cachemira. También los hay de diferentes estilos, pero cuidado, porque no todos sientan bien. En esta nota te contamos cuales son nuestros beanies favoritos y los que no nos pondríamos jamás:

Brad Pitt con un baggy beanie

Baggy Beanie

Literalmente, “gorro que hace bolsas”, los baggy beanies fueron popularizados por celebridades como David Beckham y Brad Pitt (en la imagen de arriba). Su diseño destaca por la ausencia de dobladillo en la parte inferior y una longitud superior, lo que hace que quede más holgado en la cabeza. También los hay más ajustados para los que prefieren llevar el gorro más pegado a la cabeza, aunque esa no es nuestra versión preferida.

Beanie con dobladillo

El baggy beanie es nuestra elección principal para el otoño, mientras que el beanie con dobladillo lo es para el invierno, dado que protegen mejor del frío la zona de las orejas. Podemos encontrarlos con o sin borla en la parte superior y adornados con todo tipo de estampados y bordados en la parte frontal, así como totalmente lisos, para los que deseen lograr un look más formal.

Beanies que no nos pondríamos

El beanie casquete y el beanie con visera son dos clases de gorro que no nos pondríamos jamás. El primero porque rara vez sienta bien –son tan cortos y estrechos que dan la impresión de que nos quedan pequeños–. El beanie con visera, por su parte, nos parece una combinación absurda y totalmente innecesaria entre gorro y gorra, el cual además echará por tierra cualquier look con su extravangancia.


Escribe un comentario