Medidas caseras para conseguir unos dientes más blancos

Brad Pitt

Cepillarse los dientes al menos dos veces al día es un requisito fundamental para conservar una boca saludable y ofrecer una buena imagen a los demás, pero para conseguir que nuestros dientes luzcan impecables no basta con que estén limpios, sino que también hay que prestar atención a su blancura.

Incluir en la dieta alimentos como las fresas y la manzana aportará luminosidad a tu sonrisa debido a que contienen ácido málico, el cual, entre otras ventajas, se caracteriza por ser un limpiador natural de los dientes.

De la misma manera que unos alimentos ayudan a blanquear los dientes, existen otros de los que nos conviene no abusar si queremos para prevenir la aparición de manchas, como las frutas y hortalizas muy pigmentadas, el café y el vino tinto. Sin embargo, el hábito más perjudicial para la blancura de los dientes es fumar.

Manzana roja

Utilizar un enjuague bucal después del cepillado permite hacer frente a las bacterías a las que las cerdas no pueden llegar, pero mucho cuidado. Debes asegurarte de que no incluye alcohol, ya que además de haber sido relacionados con el cáncer oral, también pueden secar la boca, agravando el mal aliento.

Existe una alternativa natural a los enjuagues bucales que se prepara con agua tibia y una cucharadita de sal, la cual ayuda a blanquear los dientes y mantener saludables las encias debido a que la sal es un antibacteriano natural.

Otras medidas que te ayudarán a conseguir unos dientes más blancos son reemplazar tu viejo cepillo manual por uno eléctrico, dado que eliminan hasta un 70 por ciento más de placa, y mezclar tu pasta de dientes habitual con bicarbonato, un fantástico limpiador natural.


Escribe un comentario