Mal Aliento, ¿Cómo combatirlo?

Hay muchos causantes que hacen que uno tenga mal aliento, una mala higiene bucal, una mala alimentación, problemas gástricos, encías enfermas, caries, el cigarrillo, stress, el alcohol, comer comida con mucho ajo, cebollas o muchas especias, problemas hepáticos, algunos remedios…

Consejos para combatir el mal aliento

Para comenzar te aconsejo siempre tener una buena limpieza bucal, al despertarte y antes de acostarte tienes que cepillarte bien los dientes y la lengua, ya que ahí también se acumulan bacterias que causan el mal olor, pero antes del cepillado usa hilo dental para remover bien restos de comida. También es muy aconsejable que te cepillaras los dientes luego de cada comida, en especial después de haber comido carnes y lácteos.

Luego de una comida, es aconsejable que tomes un té de menta, para tener una buena digestión y además refrescará tu aliento.

Cómprate un buen enjuague bucal, ya que estos matan la mayoría de las bacterias que causan el mal olor.

Siempre ten en el bolsillo del pantalón caramelos de menta, nunca se sabe con quien te puedes encontrar y tener un mal aliento realmente causa una muy mala impresión.

Si tienes una cita y salen a comer no te pidas ninguna comida que contenga ajo o cebolla. Si pides alguna bebida con alcohol pídete también una botella de agua para rebajar el alcohol y no tener mal aliento.

El perejil es un excelente aliado para combatir y controlar las bacterias de la boca, una buena ensalada de perejil con otras hojas y un chorrito de limón, te reducirá el mal aliento. También puedes hacer un enjuague a base de perejil y 2 clavos de olor, hirviendo la planta y el clavo de olor, déjalos reposar y enfriar, colarlas y realízate buches por lo menos 3 veces al día

Reducir grasas en la alimentación, estas pueden causar mayor ácidos grasos y volátiles en ele estomago produciendo mal aliento

Consumir grasas con moderación. En personas con retraso en el vaciado del estómago pueden producirse ácidos grasos y volátiles, y favorecen el mal aliento. Hay alimentos potencialmente favorecedores de la halitosis, como el ajo o la cebolla.

No dejes pasar muchas horas sin ingerir algo, por lo menos cada 3 horas consume alguna fruta, un yogur y bebe mucha agua.

Ingiere cereales y frutos secos.

Masticar una manzana resulta ser un excelente limpiador bucal si no tienes a mano un cepillo de dientes.

El anís, la canela, salvia, eucalipto, tomillo, jengibre… son capaces de inhibir la formación y desarrollo de las bacterias, así que es bueno para tenerlo presente en las preparaciones de comidas o té.

Cambia tu cepillo dental cada 2 meses y ve regularmente a tu odontólogo.


Escribe un comentario