¿Son los petos tan difíciles de llevar como parece?

Peto vaquero de Bershka

No. En realidad, los petos son muy cómodos. Lo único que hace falta es algo de atrevimiento, dado que es una prenda que se sale de lo habitual. Superado ese obstáculo, puede convertirse en uno de tus favoritos para las vacaciones y los fines de semana.

Combinarlos también resulta bastante más fácil de lo que parece. El truco es enfocar la parte de abajo como si fuesen unos pantalones casual cualesquiera.

Enrolla los bajos igual que haces normalmente y enfúndate unos zapatos con cordones (tipo Oxford o Dr Martens), espardeñas, zapatillas deportivas e incluso sandalias. Tú decides si quieres darle a tus petos un toque chic, bohemio o deportivo.

Para la parte superior, que se caracteriza por un cuadrado de tela sujeta por dos tirantes, lo ideal son las camisas y camisetas lisas. El color más utilizado es el blanco, aunque el negro y el resto de colores neutros también cumplen bien con la misión de no sobrecargar el look más de la cuenta. Lo más estampado que nos pondríamos sin bajarnos la parte de arriba son unas rayas marineras.

Busca un corte ni muy ancho ni muy estrecho. Piensa en clave pernera recta o cónica y todo irá bien. En lo referente al color del peto, si tuviéramos que elegir sólo uno, sería el denim lavado con roturas o partes desgastadas. Es lo que mejor encaja con el espíritu de esta prenda. Sin embargo, también nos gustan mucho estos modelos en kaki, azul oscuro y negro.


Escribe un comentario