Los consejos de estilo de Rafael Medina

Rafael Medina, Duque de Feria

Recientemente, la revista GQ ha publicado una guía de estilo en la que Rafael Medina, Duque de Feria, responde a 100 cuestiones relacionadas con el protocolo en el vestuario masculino y su interpretación de las últimas tendencias.

En la siguiente lista repasamos los consejos más importantes y acertados de este gurú de la moda

  • Las pieles no son para el hombre, aun así, se puede permitir un tres cuartos o un plumas con cuello forrado en lobo.
  • Si se usa batín, nunca a juego con el pijama.
  • La bufanda y las gafas de sol no son apropiadas en sitios cerrados.
  • Corbatas con muchas rayas han de acompañar a una camisa discreta.
  • La joyería masculina son los gemelos.
  • Las pulseras mejor en la muñeca del reloj.
  • La mochila, solo de cocodrilo en color marrón.
  • Con traje oscuro prohibidas las camisas negras con corbatas chillonas.
  • En los trajes de tres botones solo se abrocha sólo el del centro.
  • Para trabajar, la camisa solo se debe remangar hasta un máximo de dos vueltas.
  • Los cinturones trenzados no son para traje.
  • Los vaqueros blancos también son para el invierno, aunque en verano lucen mejor.
  • Mocasines de día y de noche y las slipper con jeans o chinos, nunca con traje.
  • Las chanclas solo para la playa.
  • El charol mucho mejor de noche.
  • El total look de tweed es demasiado, mejor una sola prenda tweed en el look.

Un look para la nieve: cualquier chaqueta tres cuartos o bufanda va bien.
Su recomendación: camisa, jersey de cachemir, chaqueta y bufanda.

Un look para la montaña: ropa cómoda y que abrigue.
Su recomendación: unas buenas botas, pantalones de pana gruesa, camiseta blanca, camisa a cuadros y cualquier tipo de jersey cárdigan.

Piezas clave del otoño: el cárdigan, el plumas, la americana negra, la blazer de cuadros y el esmoquin. Su favorita, el jersey de cachemir de cuello en pico.

El mejor consejo: vístete como mejor te sientas y no intentes hacer experimentos, que acabarás disfrazándote y yendo más incómodo que otra cosa

Fuente: Revista GQ


Escribe un comentario