Los 10 mandamientos para tu dieta

Querer perder esos kilos de más que se afianzan de forma ingrata en tu cintura es algo normal. Sin embargo, querer hacerlo a todo costa, poniendo en práctica esa dieta que tan bien funcionó a tu amigo sin consultar antes a un especialista, en un craso error. ¿Los motivos? La eficacia de un régimen depende de factores tan personales como la genética, los hábitos alimenticios anteriores, el sexo o la edad.

Por eso, no pretendemos enumerar los distintos tipos de dietas porque, sin el análisis previo de un médico, no serviría de nada. Sin embargo, hemos elaborado un decálogo de diez consejos, nutricionales y psicológicos, que pueden ayudarte a cuidar tu figura. Echa un vistazo…

  1. No creerás en las dietas milagro. Enmascaradas bajo el nombre de disociadas, hipocalóricas o excluyentes, se esconden regímenes peligrosos que conllevan una pérdida de peso más o menos rápida sin tener en cuenta las necesidades del organismo, llegando a ser peligrosas por carecer de ciertos nutrientes.
  2. Cambiarás tus hábitos alimenticios. Esto implica comer de forma variada y equilibrada para que nuestro metabolismo no se ralentice, hacer tres comidas principales y comer entre horas si es necesario. Lo más recomendable para saciar el hambre entre comida y comida es tomar fruta, nueces o productos lácteos.
  3. Comer fuera de casa no será una excusa para cometer excesos. Para ello evita las salsas y potencia los alimentos a la plancha. También son muy recomendables los vegetales de hoja verde y los pescados blancos como el rape o la merluza, ya que tienen menos calorías que la carne roja.
  4. Fruta sí, pero ¿cuáles? Todas las frutas son buenas para tu salud, auque unas aportan más azúcar que otras. Las frutas tropicales son las que más engordan, pero tienes que intentar variar y comer de todo un poco. Lo mejor es comer estas piezas entre horas.
  5. Comerás en platos pequeños. Es lo más recomendable para evitar los excesos. Comemos más cuanto más nos servimos y el tamaño del recipiente o el envoltorio influyen subliminalmente sobre la cantidad de alimento que tomamos.
  6. Tendrás cuidado con las calorías vacías. Son aquellas que engordan sin aportar ningún nutriente. El ejemplo más claro está en el alcohol, ya que un gramo tiene 7 calorías que no aportan nada al organismo.
  7. No cocinarás si tienes hambre. Evita hacerlo para no adicionar más calorías a tu dieta.
  8. Cortarás tus trozos de comida más pequeños. Comer pequeños trozos y hacer pausas entre cada bocado también reduce la cantidad de comida ingerida.
  9. Comerás despacio. Comer lentamente influye directamente en la cantidad de comemos y en la sensación de saciedad.
  10. Disminuirás el consumo de sal. Lo harás para evitar la retención de líquidos y, por tanto, la hinchazón.

Escribe un comentario