Limpieza y tonificación de la piel

Las sustancias que se encuentran sobre la piel (células descamadas, grasa, smog ambiental, sustancias del cigarrillo, etc.) deben ser eliminadas para que pueda respirar libremente.

Por otra parte, toda vez que se aplique una crema, loción o emulsión, la piel debe estar libre de sustancias que le impidan absorber de manera eficaz el tratamiento.

Para que el rostro quede perfectamente limpio y preparado para aplicar la crema, luego de la limpieza, es recomendable aplicar un tónico, cuya función es eliminar los restos de suciedad que nos haya quedado y preparar la piel para la absorción de tratamientos que se aplican luego.

Generalmente, durante la limpieza se pueden producir agresiones, mecánicas o químicas, las mismas debe ser reparadas en el momento.

Esto se logra con el aporte de ácidos grasos insaturados del aceite de pepita de uva que devuelven la tonicidad.

El acido hialurónico también ayuda a mantener la humedad y contribuye ya desde el momento de la limpieza a la hidratación.

El aloe vera, posee propiedades calmantes, que descongestionan la piel.