La talla y la forma de la ropa, el secreto para lucir impecable todo el tiempo

Rami Malek

Demasiado corto, demasiado holgado… En realidad no importa si te pasas o no llegas, el peor error que se puede cometer es utilizar ropa que no se ajusta bien al cuerpo. Esa celebridad cuyo estilo admiras tanto, tiene tantos o más puntos críticos que tú, sólo que es más amable con ellos y sabe cómo sacar un mayor partido a sus virtudes.

Naturalmente, todo empieza en la tienda, ya que una vez tenemos el ropero repleto de ropa inadecuada, es demasiado tarde. La vía rápida es dejarnos envolver completamente por los encantos de la sastrería, pero el golpe que representaría para la economía, lo descarta como modo de vida, salvo para unos cuantos afortunados. Estos son los detalles a los que debes prestar atención con las prendas de fast fashion y el resto de ropa de precio asequible:

Traje de cuadros de Zara

Hombros

Dibuja una línea imaginaria que nazca de tu axila y rodee tu hombro. Ahí es donde quedará la costura de tus camisas, jerséis y camisetas cuando sean de la talla adecuada. En lo referente a chaquetas que no son slim fit y abrigos, desplaza la línea entre 1 y 2 centímetros más abajo.

Cintura

Frente a un espejo, levanta un brazo hasta formar un ángulo de 90 grados con tu cuerpo, como si señalaras a alguien. Si un trozo de vientre queda al descubierto, es una talla demasiado pequeña para ti. Si al hacer ese movimiento, queda visible buena parte de la cinturilla del pantalón, has encontrado una camiseta con la longitud perfecta.

Otra manera de asegurarnos de que una camiseta no nos queda larga –lo que nos hace parecer desproporcionados– es fijarse en los glúteos. Si no tapa más de 1/4, adelante. Esta regla no es aplicable a prendas oversize ni a aquellas destinadas a ir por dentro del pantalón.

Pantalón de lana ASOS

Pantalones

Lograr un buen ajuste con los pantalones es bastante más sencillo. Una vez puestos y abrochados, debe caberte poco más que un dedo por la cinturilla sin forzarla mucho. Si el espacio da para dos, tres o más dedos, pruébate una talla menos, a no ser que se trate de un modelo elástico.

Gracias a la moda de enrollar los bajos, podemos ajustarnos los bajos nosotros mismos sin pasar por la costurera. Pero cuidado, si son necesarias muchas vueltas para que el dobladillo deje ver un poco de tobillo, hay que cortar tela.

polo-camel-burberry

La forma de la ropa

Cabe señalar que la forma y la estructura de las prendas está por encima de las tallas. A menudo, no importa qué talla nos probemos de una prenda determinada, todas nos acentúan algún punto crítico. Eso es porque cada cuerpo es diferente y no le sientan bien todos los tipos de corte. Averigüa cuáles son los que más te favorecen y apuesta siempre por ellos. Se sacrifican numerosas piezas que nos encantan, pero el resultado es un ropero que se ajusta mucho mejor a nuestras formas, y eso es mucho más importante que llevar un determinado tipo de pantalón o traje.


Categorías

Moda

Miguel Serrano

Esteta por naturaleza. Desde hace un par de años, la moda ocupa gran parte de mi tiempo. Además de escribir en este blog, estudio por mi cuenta... Ver perfil ›

Escribe un comentario