La hipersexualidad, ¿una variante de la adicción al sexo?

La hipersexualidad es un trastorno del deseo en donde la persona vive con ganas de tener relaciones sexuales constantes e imparables. Esta fuerza inevitable mueve a la persona a mantener contactos sexuales con otros o hasta incluso masturbarse seguido, con una fuerte carga de culpa posterior.

La persona que sufre esta adicción al sexo tiene que saciar en forma urgente su necesidad sexual, lo que provoca inquietud interna, ansiedad, conductas de riesgo, descalabro económico (gastos en prostitutas, pornografía, etc).

Es importante poder diferenciar entre tener deseos intensos y frecuentes de tener relaciones con la hipersexualidad. Todos podemos diferenciar cuando estamos más dispuestos a contactos eróticos o que estímulos nos incrementan el deseo. En la hipersexualidad el deseo se mezcla con el impulso, el placer con la tensión, la tentación con la moral, el riesgo con la preservación de uno mismo.

Suele afectar a ambos sexos por igual, aunque la incidencia es mayor en los hombres de entre 20 y 45 años. Quien sufre este trastorno ve afectada severamente su vida social, de pareja, académica y laboral.

No hay un tratamiento que curen la hipersexualidad, aunque si se puede controlar con terapia combinada con antidepresivos.


Escribe un comentario