La guía definitiva para conseguir unas cejas acordes al rostro

Cejas de hombre bien arregladas

Cuando se trata de arreglarse las cejas, las matemáticas deben imponerse siempre a las preferencias personales y la improvisación. De lo contrario, se corre el riesgo de que queden demasiado arqueadas, finas o cortas.

La siguiente es la guía definitiva (tranquilo, se trata únicamente de tres sencillos pasos) que te ayudará a conseguir unas favorecedoras cejas acordes a tu rostro.

El primer paso es determinar si tienes entrecejo. Traza una línea imaginaria desde el centro de los orificios nasales hasta la frente. ¿Quedan pelos entre ambas líneas? En mayor o menor medida, todos los hombres suelen tener vello en el entrecejo. Si son unos pocos pelos sueltos, los puedes dejar, pero si la cosa está bastante densa, entonces debes eliminarlos para evitar la cara de enfado permanente y dar amplitud al rostro.

Y ahora que tenemos un comienzo de ceja perfecto, démosle un buen final también. Dibuja otra línea imaginaria. Esta debe ser una diagonal desde el exterior de cada fosa nasal hasta las sienes. La ceja debe acabar justo en el punto donde la línea se encuentra con la ceja. Si son demasiado largas, arréglatelas con unas pinzas. Cuando las cejas empiezan y terminan en el sitio correcto realzamos los contornos naturales de la cara, lo que hace que nos veamos y nos vean más atractivos.

En lo referente a la forma, más trabajo casi siempre deriva en un peor aspecto. Arranca todo el vello que encuentres entre la parte superior y la línea del crecimiento del cabello, pero no te toques el arco más allá de esos tres o cuatro pelos que suelen crecer en zona de nadie. Inclínate hacia una forma recta y conservando el grosor natural de la ceja para evitar hilos sin personalidad y caras de sorpresa permanente.


Escribe un comentario