La depilación de las cejas en los hombres

Depilacion

Pensar que la depilación de las cejas es algo reservado a las mujeres es un error. Al igual que la barba, un hombre debe cuidar sus cejas con el fin de no parecer una persona descuidada. Para ello, no se trata de tirarse muchas horas delante de un espejo. Basta con conocer y respetar ciertas reglas.

Al igual que la mujer, la belleza de un hombre está hecha de pequeños detalles. No basta con darse una ducha y ponerse unos jeans para convertirse en un sex symbol. Cuando se es un caballero, se deben evitar los detalles que perjudican la propia imagen, como las manos sucias, las uñas mal cortadas, la piel grasa, o unas cejas demasiado pobladas. Bien visibles en la cara, las cejas pueden convertirse en un problema si no se mantienen con ciertos cuidados. Para desprender la mirada, conviene depilarse siguiendo estas reglas.

La primera regla es la de no pasarse. No conviene llevar unas cejas demasiado finas y muy perfiladas. Suele provocar un efecto demasiado femenino. Con ayuda de una pinza de depilar, se deben retirar los vellos del entrecejo y un poco por encima de los párpados. Con el fin de desprender el espacio entre las cejas, se debe tener cuidado de no ir más allá de las esquinas internas de los ojos.

No retiréis nunca los vellos por encima de las cejas y dejad algunos pelos dispersos para una impresión más natural. Si incluso depiladas las cejas parecen desordenadas, es posible que están demasiado largas. En este caso, se les pasa un cepillo y se corta lo que supere vuestra línea natural.

Finalmente, si el dolor de la depilación os echa para atrás, podéis aplicar un cubito de hielo sobre la zona antes de comenzar. Gracias al efecto anestesiante del frío, no sentiréis nada.


Escribe un comentario