KTM X-Bow: el primer automóvil de KTM

Con cincuenta años de experiencia en la fabricación de motos, la empresa austriaca KTM se embarcó, hace un año atrás, en el desarrollo del prototipo de lo que sería su primer modelo de automóvil. 2008 le da la bienvenida al KTM X-Bow, un vehículo súper liviano, de tan solo 700 kilos que es impulsado por un motor turboalimentado de 241 CV.
Este biplaza está ideado para circular por la calle, sin embargo su particular diseño (una extraña combinación entre coche y motocicleta) le han ocasionado problemas de homologación es España, por lo que aún no puede matricularse.
El KTM X-Bow es un coche muy rápido; solo necesita 3,9 segundos para alcanzar 100 km/h. El X-Bow adquiere una velocidad máxima de 217 km/h. Por tal motivo, si bien el uso de casco no es obligatorio, KTM recomienda tanto al conductor, como al acompañante que utilice este tipo de protección. La caja de cambios es manual de seis relaciones de origen Volkswagen.

KTM X-Bow 1

En cuanto a la estructura, el X-Bow no tiene puertas ni techo. Tampoco tiene parabrisas. Solo está equipado con un pequeño deflector que permite prescindir de calefacción o limpiaparabrisas.
Este pequeño automóvil – de 3.670 mm de largo, 1.870 mm de ancho y 1.160 mm de alto- no posee maletero, ni compartimientos en su interior. La documentación del vehículo y demás pertenencias personales son depositadas en una caja transportable que, en el interior del vehículo, debe ubicarse debajo de los pies del pasajero, lugar en el cual se encuentra una funda para cubrirla.

KTM tiene previsto iniciar su producción en serie a mediados de este año. Una vez fabricada la unidad adquirida, el propietario podrá recogerla en la fábrica de Austria o en un distribuidor nacional autorizado. También tiene la opción de recibirla a domicilio. Si el comprador pertenece a un país en el que el X-Bow no está homologado, sólo podría usarlo en circuito cerrado. El precio de fábrica del X-Bow es de 45.850 € y está disponible en colores naranja o blanco.

KTM X-Bow 2


Escribe un comentario