Hidratación de la piel

Como todos sabemos el afeitado diario, la contaminación, el humo del cigarrillo y el uso de productos inadecuados hacen que la piel se reseque con cierta facilidad. El uso de una buena crema hidratante ayuda a que el vello de la barba se encaje menos, permitiendo que la afeitada sea más sencilla, sobre una superficie menos propensa a cortaduras e inflamaciones.

Tan importante como el uso del exfoliante y el hidratante es el lavado facial con un jabón neutro y no cualquiera de tocador, pues éste es otro elemento que con frecuencia tiende a restarle humedad al cutis. por suerte en el mercado cosmético ofrece productos diseñados para nuestras necesidades, sin aromas delatores ni exceso de aceites, hay algunos que tienen una cierta fragancia mentolada agradable para nuestra nariz.

Aunque muchos hombres no comprenden el propósito de hidratar el rostro, la verdad es que el cutis masculino es más propenso a resecarse por el afeitado diario: esto puede causar irritaciones constantes y además obstaculizar la recuperación de la piel ante el repaso repetido

Muchos de nosotros aún se resisten a la idea de utilizar cremas (yo pensaba así, hasta no hace mucho), porque creen que las cremas y el cuidado personal es exclusivamente de las mujeres. Para un alto número de hombres, hidratarse el rostro es un ritual completamente innecesario, o les parece un acto de coquetería más propio del esmero femenino que del recio arquetipo de la virilidad. No obstante, es una práctica cada vez menos estigmatizada, y hay quienes se enganchan con sus bondades luego que la prueban, se dan cuenta los grandes cambios que hace la piel, hasta te hace sentir más cómodo.

La piel del hombre es un 15 a 25% más gruesa que la piel de la mujer y la producción de colágeno es más abundante, el ph es ligeramente más ácido y la actividad hormonal masculina hace que la producción sebácea tienda a ser mayor; de allí que el envejecimiento del rostro masculino suele ser un poco más lento en comparación con la mujer. Sin embargo, la superficie de nuestra piel es un poco más áspera, y una vez que comienzan a manifestarse las primeras arrugas, la apariencia es mucho más profunda y pronunciada que en el cutis femenino.

Estas diferencias hacen que las cremas que debemos utilizar deban ser diferentes con las cremas que utilizan las mujeres. Las cremas para hombres deben contener menos grasa que las cremas hidratantes diseñadas para la piel de la mujer, ya que nuestra piel segrega mucho sebo y esto hace que tengamos más cantidad de granos y puntos negros si dejamos que el sebo se acumule. De allí que estos cosméticos tiendan a ser más ligeros en su contenido de aceites y que posean propiedades matificantes para balancear nuestra piel y reducir el brillo. La textura liviana también facilita una rápida absorción, esto es ideal para nosotros que odiamos tener la cara encremada y grasienta. En el mercado encontraremos productos hechos en geles y lociones especialmente diseñados para nosotros.

Las cremas hidratantes para nosotros , poseen muy poco o casi nada de perfume, no sólo para que nosotros no las rechacemos por oler a cereza, el propósito es no delatar su presencia y no interferir con la colonia o con la fragancia del after shave.

También existen cremas para los diferentes tipos de piel, aunque por lo general solemos tener un cutis mixto o con tendencia a la grasa, también existen opciones para las pieles secas y normales. Algunos contienen protección solar, una ventaja más para proteger a la piel de las agresiones ambientales. Para completar la hidratación facial, es buena idea añadir una crema de contorno de ojos, que puede aplicarse por las noches para nutrir esta zona y disminuyen la apariencia de las ojeras


Escribe un comentario