Hablando sin pudor del vello púbico masculino

Tyson Beckford

El pudor que existía entre los hombres ante la idea de admitir que se preocupan por su belleza está comenzando a ser un recuerdo del pasado. Antes era impensable que se hablara abiertamente de la aplicación de cremas antiarrugas o de las atenciones a su vello púbico, pero ahora eso ha cambiado.

Son muchos los hombres que utilizan cremas y se depilan o recortan el vello de todo el cuerpo, incluido el vello púbico. Es más, la mayoría de hombres que hacen esto último aseguran sin rubor (no hay por qué) que se debe a la coquetería. Simplemente, les gusta la sensación y el aspecto de un pubis “arreglado”, pero existen muchas otras razones para recortar o, por qué no, para deshacerse por completo del vello que crece en la zona íntima.

Según una encuesta realizada por una conocida marca de productos para el afeitado, el 92 por ciento de las mujeres prefieren a los hombres con el vello púbico en orden. Además, este hábito también contribuye a reducir el olor corporal, especialmente durante el verano. Sólo con una pequeña reducción de la longitud, aumenta, y mucho, la sensación de frescor ahí abajo.

Máquina de afeitar clásica

¿Qué opciones existen para llevar el vello púbico?

Aparte de, claro está, dejarlo al natural, existen tres maneras de llevar el vello púbico: recortado, afeitado y depilado. Un simple recorte realizado con dispositivos eléctricos diseñados especialmente para el vello corporal masculino es suficiente para la mayoría de hombres, pero hay quienes buscan una mayor suavidad.

Para lograr un aspecto totalmente liso, hay que utilizar una maquinilla, habiendo recortado primero el vello, cera o acudir a un centro para que te practiquen la depilación láser, la cual requiere de varias sesiones, por lo que, si te has propuesto tener la zona apunto para este verano, cuanto antes acudas, mejor.

Cómo afeitar el vello púbico con maquinilla

Si optas por hacerlo con una maquinilla de afeitar, que es lo más sencillo y económico, date una ducha fría primero (la piel se tensa y se vuelve menos vulnerable) y aplica un gel de afeitar transparente para que la zona esté visible en todo momento. Las pasadas de la cuchilla deben ser cortas y suaves para prevenir los cortes. Aun así, existen bastantes probabilidades de que se produzca algún pequeño rasguño. Si eso sucede, no te preocupes, ya que entra dentro de lo previsible, pero eso sí, asegúrate de ponerte una buena crema hidratante por toda la zona al terminar, igual que lo harías si te afeitaras la barba


Escribe un comentario