¿Un móvil o una joya?

Los teléfonos celulares hace tiempo dejaron de ser solo un instrumento de comunicación; acorde al avance tecnológico que presentan estos aparatos, se ha desarrollado su diseño. Pantallas horizontales, colores varios, tamaños diminutos, materiales versátiles y formatos impensados marcan la diferencia entre uno u otro modelo además del paquete de prestaciones. Pero si ya es difícil imaginar un teléfono móvil como una pieza de diseño, más aún será pensar en él como una joya.

Sin embargo el joyero austriaco Peter Aloisson diseña teléfonos que en realidad son piezas únicas de joyería y por supuesto, de las más caras en el mercado. Su última creación es el Nokia E90. Se trata de un móvil que posee incrustaciones de un total de 408 diamantes y cubierta de oro blanco sólido dde 18 quilates. Su valor es de 52,000.00 euros

El Nokia E90 forma parte de una colección de móviles encargados por las principales compañías al joyero. Se trata de piezas exclusivas cuya realización demora entre cinco días y ocho semanas. Estos productos están destinados a clientes Asiáticos, Arabes, Rusos, músicos famosos y jugadores de fútbol. El precio máximo hasta ahora ha sido 100.000 euros.
Desde el comienzo de sus operaciones en 1998, Aloisson ha vendido 111 dispositivos móviles.

Nokia E90


Escribe un comentario