¿Estás en una relación tóxica y todavía no lo sabes?

El diario de Noah

El mundo está repleto de personas compatibles con nosotros, pero existen ocasiones en que tenemos la mala fortuna de fijarnos en la persona equivocada, la cual trae el drama y la negatividad a nuestra vida. Lo mejor que se puede hacer con las relaciones tóxicas es terminarlas por el bien de nuestra salud física y mental, pero ¿cómo estar seguros de que a lo que estamos poniendo punto final es una relación tóxica y no una con un gran futuro? Aquí te explicamos la manera de reconocerlas.

El primer paso es hacer memoria. ¿Esa persona te ha defraudado o te ha hecho renunciar a tu esencia en numerosas ocasiones? ¿Te sueles poner de mal humor cuando estáis juntos y cuando no lo estáis, hace cosas que te hacen sentir ansioso, como no responder a tus mensajes de forma deliberada? Responder con sinceridad a estas preguntas te hará tomar conciencia de lo mucho que ese alguien puede estar tomando de ti.

Las relaciones tóxicas también tienen recompensas. Por momentos, nos hacen sentir bien, comprendidos y que formamos parte de algo importante. Pero que el sexo y el alivio del sentimiento de soledad no te hagan justificar su mal comportamiento. Si lo miras de manera global, y te das cuenta de que estás subido en una montaña rusa emocional, o sea que hay tantos altos como bajos, lo mejor que puedes hacer es pedir que la paren y bajarte para encauzar de nuevo tu vida.

Tener pareja no debería restarte energía, sino todo lo contrario. Lo normal es sentirse lleno de vitalidad por la ilusión de llevar a cabo nuevos proyectos en común. Así que si has llegado al punto del agotamiento, y más que alegría, al pensar en ella lo que sientes es tristeza, debes plantearte la ruptura con urgencia. Y es que continuar con una relación tóxica puede provocar un enorme desequilibrio mental, hasta el punto de perdernos de vista a nosotros mismos, algo de lo que puede costar mucho recuperarse. Después de romper, no dudes en rodearte de personas positivas que llenen ese hueco par así mantener alejada la tentación de darle una nueva oportunidad, que lo único que te hará es más daño.


Escribe un comentario