Errores habituales a la hora aplicar un champú

Champu

Lavarse el pelo todos los días. Aunque esto no es en absoluto perjudicial para el cabello, lo ideal para mantener la apariencia saludable y radiante es aplicar un champú cada dos días. Los estilistas aseguran que el pelo es mucho más bonito cuando los aceites naturales del cuero cabelludo llegan hasta las puntas. Sin embargo, se recomienda que la frecuencia de lavado se realice de acuerdo con el tipo de cabello, y si por ejemplo se tiene el pelo graso, puede que haya que lavarlo todos los días para evitar una apariencia grasienta. Si por el contrario se tiene un cabello seco, lavarlo cada día podría secarlo y debilitarlo.

Usar agua muy caliente. Este es uno de los errores más comunes a la hora de aplicar un champú, de hecho, el agua caliente abre en exceso la cutícula y promueve la descomposición de las fibras del cabello. Se recomienda el uso de agua caliente para cualquier lavado y acabado pero enjuagarlo con agua fría para sellar la cutícula y proporcionar un brillo adicional al cabello.

Utilizar siempre el mismo champú. Estos champús contienen demasiados detergente y pueden causar un hábito en el pelo y no limpiarlo adecuadamente. Además, el uso continuado de champús comerciales de mala calidad puede cambiar la flora bacteriana del cuero cabelludo y desequilibrar el ph natural. Para evitar que esto suceda, lo ideal es comprar un champú de alta calidad, adaptado a las necesidades de cada cabello y lo más natural posible.

No utilizar acondicionador. Otro error a la hora de aplicar el champú es olvidarse de usar un acondicionador. Esta es la clave para tener un cabello brillante, bonito y lleno de vida, además de ser muy eficaz para prevenir la pérdida del cabello. Hay muchos tipos de acondicionadores en el mercado, sólo hay que elegir el más adecuado para cada cabello y aplicarlo correctamente.


Escribe un comentario