El uso del limón contra el acné

Limón

Una de las formas más sencillas y más eficaces de eliminar el acné con limón es exprimir su zumo. Una vez extraído, se moja un algodón y se pasa sobre las zonas donde está el acné. Si se tiene la piel sensible, se recomienda dejar actuar el limón de 20 a 30 minutos. Si la piel resiste bien el efecto del limón, se puede dejar actuar toda la noche puesto que es un aliado ideal para eliminar los granos y hacer desaparecer las marcas.

Se puede repetir este tratamiento a diario. En pocas semanas, el rostro estará más limpio, liso y con menos acné. Este tratamiento se debe realizar una vez que el acné haya desaparecido, porque permite igualmente eliminar las cicatrices. Este tratamiento conviene utilizarlo hasta que la piel del rostro esté completamente limpia.

Si preferís crear una mascarilla casera, conviene saber que se puede utilizar el limón mezclado con otros ingredientes como la clara de huevo, para eliminar poco a poco el acné y controlar el exceso de grasa de la piel. Para este método es necesario una cucharada de café de zumo de limón, y una clara de huevo.

Se bate la clara de huevo, y una vez a punto de nieve se añade el limón. Se bate de nuevo hasta obtener una mezcla homogénea. Luego se aplica esta pasta sobre el rostro y se deja actuar 10 minutos. Se enjuaga con agua fría abundante y luego se aplica una crema hidratante para el rostro.


Escribe un comentario