Dos buenos destinos para una luna de miel inolvidable

Nepal

Pasar una luna de miel fuera de los recorridos habituales, y comerciales es totalmente posible. Aventureros, apasionados del frío, amantes del exotismo, siempre se puede elegir uno de estos dos destinos para comenzar la vida de pareja.

El Nepal, en el corazón de la aventura

Tierra de contrastes y de culturas, el Nepal no os dejará insensibles. Os dejaréis maravillar por el encanto de este país situado entre China y la India. Vuestro periplo en pareja comenzará idealmente visitante el valle de Katmandú, para descubrir sus ciudades como Patán, Bungmati, o Khokana. Estos lugares albergan templos, monumentos históricos y palacios.

Amantes de la marcha deportiva, no dudéis a la hora de subir los picos de la cadena del Himalaya para disfrutar de un panorama excepcional antes de volver a Shangu Narayan, el lugar de culto más antiguo del valle. La aventura continúa en el parque de Chitwan para ir al encuentro de la fauna nepalesa a lomos de un elefante o en una piragua.

Laponia, una inmersión en el gran frío

Si os dirigís hacia Finlandia o Laponia, descubriréis muchas sorpresas, y no siempre de “hielo”. En el corazón de una vegetación y un paisaje inmaculado, seréis acogidos por una tierra de leyendas y tradiciones. Laponia es un destino ideal para practicar los deportes de invierno.

Es la gran oportunidad de recorrer juntos pistas nevadas encima de una motonieve, en esquí o con raquetas en los pies. Para algo más romántico, un paseo en trineo tirado por renos ofrece la oportunidad de admirar una aurora boreal. Vosotros tendréis que elegir al final si alojaros en una casa de madera o dentro de iglú para pasar la noche en un marco absolutamente insólito.


Escribe un comentario