Diamonds are Forever, un yate digno de James Bond

diamonds_are_forever

Después del My Darlings Danama, el Chopi Chopi o el Saramour, es el momento de descubrir otro superyate. Se trata del Diamonds are Forever, un yate impresionante digno de una película de James Bond.

Desvelado en 2011 por el fabricante naval Benetti, el yate Diamonds are Forever fue llamado así por su propietario, aparentemente un gran fan de la saga James Bond. Y el barco no sólo tiene el nombre de una película del agente 007. También el fasto exuberante y la clase del agente secreto.

Largo de 61 metros, el Diamonds are Forever dispone de 4 puentes y puede acoger a 12 invitados (además de los 15 miembros de la tripulación) en sus 6 suites. Además de sus grandes habitaciones (todas con cuarto de baño y vestidor), el barco comprende varios salones y comedores, una inmensa cocina profesional, varios bares (interiores y exteriores), un despacho/biblioteca, una sala de deporte, un salón de belleza y peluquería, una sala multimedia, un ascensor, un sundeck con jacuzzi, y una pista de helicóptero.

Elaborado por Evans K. Marshall, arquitecto londinense reputado, la decoración del yate es muy lujosa. Se compone principalmente de mármol, de cristal, de ónice, y maderas preciosas. Unos materiales de tonos claros que hacen del interior del Diamonds are Forever un barco con mucha claridad.


Escribe un comentario