Cuidados de la piel antes de ir a dormir

Cuando dormimos no solo descansamos la mente, también nuestros órganos descansan y la piel acelera sus procesos reparadores y los tejidos se regeneran con mayor intensidad. En este momento, es esencial que la piel esté totalmente limpia e hidratada para que cumpla sus funciones protectoras como es debido y se mantenga en forma durante más tiempo.

– La piel nunca duerme. Durante el día, protege el organismo de las continuas agresiones externas producidas por el sol, el aire y todo tipo de agentes químicos y ambientales y es por la noche cuando aprovecha para regenerarse y preparase para el día siguiente.

Para facilitar esta labor reparadora es fundamental eliminar la suciedad y las células muertas que se hayan podido acumular a lo largo del día, tonificar e hidratar. Son las fases principales que conforman los cuidados básicos de la piel, especialmente del cutis que es una de las zonas más afectadas.

Antes de ir a dormir es aconsejable:

  • Limpiar bien el rostro, con un producto adecuado para nuestro tipo de piel
  • Tonificarlo, con un gel o liquido tonificante, luego del lavado es ideal para refrescar y tonificar la piel.
  • Por último, utilizar una crema hidratante adecuada a cada tipo de piel, esta ayudará a una rápida regeneración, a suavizar y mantener la piel sana.

Además de las cremas hidratante y nutritivas, existen otros tratamientos que son ideales para la noche, como los despigmentantes, las cremas con retinol, exfoliantes, mascarillas, etc.

Los despigmentantes son tratamientos específicos para matizar las manchas de la piel. Se debe aplicar siempre por la noche porque no interactúa bien con el sol. De hecho, su uso se suspende en primavera y verano.

Las cremas con retinol desempeña un papel fundamental en la formación de nueva piel. la mayoría de las alteraciones cutáneas propias del fotoenvejecimiento disminuyen con la aplicación continuada de retinoides. Son muy efectivas contra los signos del envejecimiento (arrugas, manchas y asperezas).

También es un componente propio de los tratamientos contra el acné. Su inconveniente y el motivo por el que es más cómodo aplicarlo antes de ir a la cama es porque actúan como peeling y pueden pelar un poco la piel, por lo que ponerlas de día no es muy agradable.

Los exfoliantes y las mascarillas, también se suelen aplicar por la noche, pero la explicación no se encuentra en su eficacia sino en que por la tarde y noche contamos con más tiempo y se puede dejar actuar el tratamiento el tiempo necesario.ps


Escribe un comentario