Cosas invisibles que deterioran la piel del rostro

Chris Evans

Seguir una rutina de limpieza e hidratación adecuada para ti es clave para impedir el deterioro de la piel del rostro (en este blog hemos hablado largo y tendido de ese tema y lo continuaremos haciendo). Sin embargo, pasar de las cremas o exponerse mucho a los rayos solares no es lo único que puede provocar que parezcamos una patata vieja.

Dado que la mente y el cuerpo llevan a cabo una estrecha colaboración (hay quien incluso afirma que son una sola cosa), a la hora de mantener la piel tersa y luminosa no sólo hay que trabajar desde fuera, sino también desde dentro, buscando la tranquilidad y el bienestar en el trabajo y en la vida familiar.

Para que el desequilibrio mental no ponga en riesgo tu piel, es fundamental eliminar o cómo mínimo intentar aliviar todas aquellas fuentes de estrés que existen en tu vida. A veces, la negatividad no viene de las personas que hay alrededor, sino de uno mismo, por lo que debes asegurarte de ser amable contigo mismo y crear entornos divertidos.

Cuando son preguntados por sus secretos de belleza, los modelos casi siempre hacen referencia al descanso. Aconsejan que dormir esté siempre como la primera prioridad. Y es que junto con el estrés, la falta de sueño es uno de los mayores enemigos de la piel en lo que se refiere a hábitos de vida. Por eso, intenta dormir mínimo siete horas diarias (contar con buenos colchones y apartarse de ordenadores y smartphones ayuda mucho a conseguirlo).

El precio de vivir con estrés y no descansar de manera adecuada es una piel apagada y con tendencia a las arrugas, así como un aumento en la posibilidad de aparición de ojeras y bolsas, lo que deja claro que cuando se trata de la piel no es suficiente con limpieza e hidratación; también hay que examinar los hábitos de vida y ver si hay algo que se debe cambiar para que nuestro rostro esté siempre en un estado óptimo.


Escribe un comentario