Consejos para tratar de forma natural un golpe de sol

Playa

¿Os habéis expuesto al sol, pero habéis olvidado de poneros una crema solar y ahora sufrís los efectos de los rayos UV? Veamos algunos consejos naturales para calmar el dolor y atenuar el enrojecimiento de la piel.

Si en la playa se tiene tendencia a tener más cuidado, no siempre se piensa en el mismo reflejo a la hora de protegerse del sol. Basta con una hora sentados en una terraza, o al dar un paseo por la ciudad, o en un trayecto en coche para que el sol ataque insidiosamente la epidermis. Y una vez que el sol ha hecho de las suyas, no hay muchas alternativas: hay que esperar a que se calme. Para acelerar el proceso y aliviar las desagradables sensaciones de la quemadura, existen muchos trucos naturales.

Para calmar la piel, se puede cubrir por ejemplo con un yogur natural fresco. Conviene dejarlo reposar unos 15 minutos antes de enjuagar la piel con agua fresca. También es muy eficaz aplicar vinagre blanco, vinagre de sidra, gel de aloe vera o miel. Esta última hidrata no sólo la piel seca, sino que posee otras virtudes antisépticas que ayudarán a las zonas quemadas a regenerarse.

Con el fin de evitar que la piel se pele, algunos consejos caseros suelen ser los mejores. Aplicar por ejemplo rodajas de tomates frescos sobre la piel dañada. Rico en vitamina A y E, el tomate atenúa la sensación de quemadura y ayuda a reconstruir la piel. Esto funciona igualmente con una rodaja de patata y aceite de caléndula.

Pero para evitar tener que realizar todas estas mezclas, lo ideal es aplicar un buen protector solar a diario.


Escribe un comentario