Consejos para proteger el pelo y la piel del cloro de la piscina

Piscina

Se recomienda ducharse antes de entrar en la piscina. En efecto, esto elimina la suciedad presente a nivel de los pies por caminar fuera de la piscina. En todas las piscinas públicas, hay duchas para mojarse antes de meterse en el agua.

Del mismo modo, conviene ducharse una vez fuera de la piscina con el fin de eliminar el máximo de cloro de la piel y del cabello. Hay que enjuagarse en cuanto se sale del agua y luego ducharse de nuevo con jabón y champú con el fin de eliminar cualquier resto de cloro sobre el cuerpo.

La hidratación de la piel es otro de los factores claves para proteger la piel del cloro de la piscina. Una vez duchado, se aplica una crema o una leche hidratante para el cuerpo y el rostro con el fin de evitar que la dermis se seque.

De la misma forma, exfoliar la piel ayuda a eliminar cualquier residuo de cloro así como las células muertas. Sin embargo, conviene destacar que la exfoliación demasiado agresiva debe dejarse de lado para evitar sensibilizar demasiado la piel y que no se encuentre sin protección frente a los rayos del sol.

En el caso en el que se vean erupciones cutáneas o manchas provocadas por el cloro se debe consultar con el médico o con el dermatólogo con el fin de que pueda estudiar vuestro caso. De la misma forma, conviene evitar exponerse demasiado al agua con cloro con el fin de que la piel no sufra demasiado.

Para proteger el pelo del cloro, la mejor opción será llevar un gorro de baño, sobre todo para aquellos que trabajan en una piscina o que se bañan con mucha frecuencia. De esta forma se evita sufrir por culpa de los productos químicos presentes en el agua de la piscina.

Además existen productos concebidos para combatir los efectos negativos del cloro sobre el pelo. El uso de un acondicionador es igualmente una buena idea para mantener el pelo en buen estado.


Escribe un comentario