Consejos para llevar bien un piercing en la oreja

Piercing

El piercing en la oreja es una moda muy extendida desde hace varios años. Se trata de un tipo de perforación que llevan tanto mujeres como hombres, y que se ha convertido en algo muy popular desde los años 90. Hoy en día no sólo se lleva el piercing en el lóbulo, sino igualmente en el cartílago auricular.

El posible problemas es que la zona puede fácilmente infectarse, puesto que se trata de una herida, y si esto ocurre, es una sensación muy desagradable la que se manifiesta por la gran sensibilidad de la oreja. Veamos pues cómo llevar correctamente un piercing en la oreja.

En un primer lugar, se debe utilizar un piercing en acero quirúrgico, puesto que se trata de un material hipoalergénico, evitando así las infecciones. Conviene tocar lo menos posible el piercing, y si se hacer, conviene lavarse antes bien las manos con jabón.

Hay que lavarlo tres veces al día. Para ello, se moja una gasa en suero fisiológico. No se debe utilizar algodón, puesto que deja residuos que pueden introducirse en el piercing mientras se lava. Si no se tiene suero fisiológico, se pone a hervir agua con un poco de sal marina, hasta que se disuelva.

Después, se pasa la gasa por la oreja, alrededor del agujero. Hay que hacerlo sobre la parte delantera y trasera de la oreja, y mojar la gasa cuantas veces sea necesario.

Si hay sangrado al limpiar la zona, se puede aplicar iodo antiséptico. No conviene cubrirlo, y dejarlo secar al aire. Además, conviene no apoyarse mucho sobre esa oreja al dormir, evitando las acciones que puedan general una presión excesiva sobre el piercing para evitar una mala cicatrización.


Escribe un comentario