Consejos para estar moreno en invierno

 Bronceado

Un bronceado natural es un signo de estar en forma y de buena salud. En efecto, está bien visto por la sociedad volver de vacaciones con una piel broceada. En realidad es un signo de vacaciones exitosas. Lo contrario se percibe, por desgracia, como un signo de vacaciones fracasadas. En invierno, todo el mundo puede tomarse unos días de vacaciones, ir a un país tropical, y continuar manteniendo una piel morena.

Pero esto representa un presupuesto bastante elevado, y no todo el mundo tiene la suerte de realizarlo. Para otras personas, el invierno es particularmente propicio para la práctica de deportes de nieve y de montaña. La reverberación de los rayos UV en la nieve permite un bronceado de la piel de la cara o de las manos. Un bronceado que no suele durar mucho, pero no deja de ser un moreno interesante.

Pero para aquellos que deben quedarse en la ciudad, existen píldoras a base de carotenos, que tomadas con regularidad permiten tener un tono de piel morena, muy parecido al bronceado natural.

Para aquellos que son contrarios a la ingesta de productos, existen cremas bronceadoras que en contacto con la epidermis, son capaces de dar un efecto de bronceado natural. Los cuidados autobronceadores ofrecen resultados cada vez más satisfactorios y sobre todo naturales.

Agua de té, manteca de karité… las diferentes marcas no contienen todas los mismos ingredientes. Más que crema, algunas utilizan polvo antirreflejos para hombres, más o menos al estilo de la crema base para mujer.

Y por último, si no queréis aplicar ningún tipo de maquillaje sobre vuestra piel, siempre se puede acudir a un centro de rayos UVA artificiales. Como veis, siempre es posible mantenerse moreno en invierno, sin necesidad de tener que exponer la piel al sol.


Escribe un comentario