Consejos a la hora de escoger un sextoy

pareja-de-amor

La elección de un sextoy no debe depender más que de su uso y del placer que se busca. Pero también debe responder a ciertas reglas de salud. Cuando se compra un sextoy, estamos lejos de imaginar que habrá que respetar ciertas reglas de base antes de usarlo. Veamos algunos consejos que se deben seguir al pie de la letra antes de manipularlo.

Para disfrutar sin poner en riesgo la salud, conviene comprobar que se trata de un producto certificado. Optar por un sitio de confianza o una tienda reputada, os permitirá evitar contratiempos. Desconfiad igualmente de los precios baratos, normalmente sinónimos de calidad mediocre.

No olvidéis que es indispensable tener una higiene perfecta: limpiar el objeto con una toallita antibacteriana, antes de usarlo, y cubrirlo con un preservativo al usarlo en pareja.

Es preferible evitar el “caucho Jelly”, porque es difícil de limpiar. Mejor es decantarse por modelos de silicona, empleada por todas las grandes marcas, ya que es resistente a las bacterias. Finalmente, desconfiad de ciertos objetos de cristal o de metal, que suelen producir alergias.

Ya que los juegos eróticos se han democratizado, tenéis acceso a una amplia gama de productos, de calidades y materias, normalmente innovadoras y de diseño: aceites de masaje, velas, artículos de lencería, accesorios… No dudéis a la hora de dejaros tentar, sin olvidar estas reglas elementales.


Escribe un comentario