¿Cómo utilizar el germen de trigo para la piel?

cuidado-de-la-piel

La mejor manera de utilizar el germen de trigo para la piel es comprar aceite de germen de trigo. Este aceite se encuentra en tiendas especializadas en cosmética, en los spa, perfumerías y tiendas de productos artesanales para el cuerpo. El aceite de germen de trigo es ideal porque permite integrar los beneficios del germen de trigo en diversas rutinas de belleza para la piel y beneficiarse al máximo de sus virtudes.

Si preferís utilizar el germen de trigo de manera tradicional, se debe comprar en copos, porque el trigo que se puede encontrar en tiendas no contiene copos de germen de trigo. Se puede añadir una cucharada en un zumo de vuestro gusto en cualquier comida. Ingerir esta cantidad todos los días es suficiente para comenzar a notar los beneficios del germen de trigo sobre la piel.

Si preferís el aceite, tan solo hay que añadir una cucharada de este aceite a vuestro producto limpiador del rostro. Esto permite beneficiarse fácilmente de la vitamina E del germen de trigo para hidratar la piel y mantenerla suave. Si se mezcla la mitad del contenido de la crema hidratante corporal con la mitad de la botella de aceite de germen de trigo, se obtiene una potente crema hidratante para el cuerpo.

Esta mezcla es ideal para reducir la sequedad del cuerpo, tener una piel suave, brillante y sana gracias al contenido en vitamina B del germen de trigo. Utilizar el germen de trigo para la piel es muy fácil. Si aplicáis el aceite en los pies y después os ponéis unos calcetines, se hidratan las zonas ásperas de los pies y al cabo de varias semanas podéis tener unos bonitos talones. También se puede utilizar el aceite de germen de trigo sobre la piel de los codos, las rodillas y las manos.


Escribe un comentario