¿Cómo reducir las arrugas de la frente?

arrugas

Las arrugas en la frente son el resultado de la pérdida de elasticidad de la piel, que va en aumento con el tiempo debido a que el cuerpo produce menos colágeno. Por ello, una de las recomendaciones más eficaces para combatir estas líneas de expresión y evitar la aparición de nuevas arrugas es aumentar la ingesta de colágeno. Conviene saber que hay alimentos ricos en proteínas y es por eso son grandes aliados para detener el envejecimiento de la piel. Entre los más destacados están:

Las frutas ricas en vitamina C: naranjas, limones, pomelos, mandarinas, fresas, kiwi, papaya, arándanos.

Verduras ricas en vitamina C, vitamina K y antioxidantes: brócoli, col, espinaca, remolacha, berenjena, escarola, coliflor.

Pescado rico en ácidos grasos omega 3.

Además de cuidar la dieta, la piel necesita mantenerse hidratada durante todo el día, gracias al uso de cremas hidratantes, y al consumo de agua y líquidos. Se recomienda beber al menos 2 litros de agua al día, y zumos naturales de frutas y verduras. Para evitar la formación de arrugas faciales y una piel más luminosa, las preparaciones como el jugo de aloe vera, jugo de manzana, naranja y pepino, jugo de zanahoria, remolacha y de la fresa o jugo de cereza están especialmente indicados.

La hidratación externa es esencial para luchar contra las arrugas de la frente y del resto de la cara. Así que además de la limpieza de la piel con un gel facial adecuado para cada tipo de piel, se deben elegir cremas antiarrugas enriquecidas con vitamina A, vitamina E, o que contengan colágeno, elastina o ácidos AHA.

Todos son ideales para reducir las líneas de expresión y permitir que la piel recupere la elasticidad y la flexibilidad perdida. Recuerda que se debe exfoliar la cara por lo menos una vez a la semana, y que quede libre de impurezas y protegida de agentes externos que pueden dañarla.


Escribe un comentario