¿Cómo reaccionar si no se nos abre nuestro paracaídas?

Un paracaidista profesional narra cómo comenzó la práctica de este deporte. “Yo hacía paracaidismo deportivo, y en cierta ocasión me plantee una pregunta: ¿Qué pasaría si la primera campana no se abriese y tuviera que tirar de la de emergencia?. Nunca había ocurrido y tenía mis dudas sobre si iba a ser capaz de reaccionar. Un día tome la decisión de provocar aquella situación. Así que empecé a plegar mal adrede el paracaídas y me tiré una, dos, tres, cuatro veces, pero siempre se hinchaba hasta que por fin, a la sexta vez en aquella tarde, logré lo que quería: la campana no se desplegó. En lugar de abrir la de emergencia en el acto, me di cuenta de hacer un poco de caída libre. A los pocos segundos tiré el nivelador y abrí el paracaídas de emergencias, me quedé muy satisfecho…”

“Agarro la pequeña presa con una mano derecha y coloco la puntera de pie izquierdo en la diminuta muesca que ha labrado el agua en la pared. Con la otra mano a duras penas llego al agujero donde sólo entran las yemas de los dedos. Colgado únicamente de ellos, tengo que superarme para alcanzar la diminuta rigurosidad que presenta ese muro extraplomado. Antes de expresar la escalada, repito mentalmente los movimientos varias veces. Cuando llegue el momento, me embadurno las manos con polvos de magnesio para evitar que el sudor me haga resbalar”.


Categorías

Ocio

Hombres con Estilo

Administrador de Hombres con estilo, una web dedicada al hombre de hoy. Si eres hombre y te preocupa tu salud, te gusta la moda y te apetece vestirte... Ver perfil ›

Escribe un comentario