¿Cómo fijar el precio de un producto?

business

La primera cosa que hay que hacer para fijar el precio de un producto es estudiar bien el mercado y el sector a los cuales el producto es destinado. Es importante saber cuál es el poder adquisitivo del público aludido, su edad y su situación profesional.

Antes de echarse al agua, se debe conocer al público que va destinado, estudiar lo que hace la competencia, así como los precios ofrecidos. Es necesario conocer esta última información cuando se quiere fijar el precio de un producto. Si se fija un precio muy superior al de la competencia, se corre peligro de perder a la clientela.

¿Cuáles son las características del producto que se ha creado? Ciertos productos son de primera necesidad y por lo tanto son comprados diariamente y consumidos rápidamente. Es por eso que tienen un precio menos elevado. Otros productos están hechos para durar más tiempo o son artículos de lujo y cuestan más caros.

Conviene tomar en consideración los costes fijos y los costes variables de producción de cada producto. Para eso, es posible hacer una estimación del coste de la electricidad consumida, de los salarios de los empleados, del coste del alquiler del local o de los materiales para fabricar el producto. El precio final de los productos es fijado respecto a esos costes de base.

En cuanto se tiene una estimación del coste de producción del producto, se fija el margen de beneficios que se desea obtener para cada producto vendido. Se puede escoger libremente el margen de los beneficios, pero se recomienda no aplicar un margen demasiado grande. En caso contrario el empresario toma el riesgo de que el consumidor no compre su producto y se vaya a la competencia que comercializa un producto mas barato.


Categorías

Ocio

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario