Claves para preparar un delicioso gin-tonic

gin

El gin-tonic está de moda, nadie lo duda. Desde hace algunos años, el gin-tonic reina en las sobremesas y en las noches de copas, gracias a llegada de decenas de ginebras y tónicas premium que son recibidas con gusto por los clientes de los numerosos locales que ofrece extensas cartas de esta bebida.

Pero si prefieres prepararte una buena copa en casa, y quieres sorprender a tus invitados con un delicioso gin-tonic, en Hombres con Estilo te dejamos las claves para prepararlo y dejar sin habla a todo el mundo.

Lo primero que tienes que hacer es elegir una copa adecuada. Si quieres degustarlo plácidamente y ser capaz de advertir todos los matices, hay que buscar una copa o vaso de boca ancha, para poder oler así los aromas y disfrutar del cóctel con todos los sentidos. Sobre todo, olvídate de los vasos de tubo.

Tras elegir la copa, lo siguiente es añadir el hielo. Nada de hielo picado o cubitos pequeñitos. El hielo, contra más grande, mejor, ya que evitará aguar la copa. Tras el hielo, le toca el turno a los ingredientes básicos de este cóctel: la ginebra y la tónica. Los expertos recomiendan añadir 5 centilitros de ginebra por cada 20 centilitros de tónica. Un aspecto importante para preparar un gin-tonic perfecto es la forma de añadir la tónica. Nunca hay que verterla en la copa desde mucha altura, ya que pierde el gas carbónico.

Y si quieres preparar la copa de una forma mucho más profesional, deja que la tónica caiga lentamente por una cucharilla rizada. Tras mezclar los dos ingredientes, olvídate de batir el combinado. Mézclalo suavemente y con mimo con una cucharilla batidora.

Para aromatizar la copa, nada mejor que restregar contra los bordes de la copa la cáscara del limón. Tras restregarla, introduciremos la cáscara en la copa. Ayudará a potenciar el sabor y dará un toque de color a la bebida. Con este sencillo paso evitaremos añadir zumo de limón, ya que el zumo provocará que la ginebra se vuelva más ácida, rebajando también el gas de la tónica.

Por último, sólo queda añadir a la copa algún elemento vegetal. Normalmente, las ginebras premium ya te indican con qué elemento casan mejor. Por ejemplo, y por poner un ejemplo clásico, la ginebra Hendrick’s casa perfectamente con rodajas de pepino. Evita poner ingredientes que no casen con la ginebra elegida. Y ya tienes un delicioso gin-tonic listo para tomar. ¡A disfrutarlo!


Categorías

Nutrición

Nacho

Zaragozano, blogger, emprendedor, amante del arte, la moda, y de los pequeños placeres que nos da la vida. Además, soy generador de contenidos y... Ver perfil ›

Escribe un comentario