Caída del cabello: síntomas, tipos y cómo prevenirla

 

Hombre con Alopecia

La alopecia es la pérdida de folículos pilosos principalmente en la cabeza, aunque también se puede dar en otras zonas del cuerpo como las cejas, la barba, zonas genitales…, y suele ser el primer síntoma de lo que denominamos calvicie. Cuando somos jóvenes, lo peor que nos puede pasar es que a edades muy tempranas suframos una alopecia galopante que rápidamente no deje sin un pelo en la cabeza, pero conforme van pasando los años, sobre todo si tenemos familiares calvos, poco a poco nos vamos haciendo a la idea de que existe la posibilidad de que en algún momento de nuestra vida, nuestro querido y amado pelo deje la relación que nos ha unido durante tantos años.

Diariamente y en condiciones normales, nuestro cuero cabelludo pierde alrededor de 100 folículos pilosos que son reemplazados por otros en el mismo lugar, por lo que es muy normal, que cuando nos lavemos la cabeza, sobre todo si tenemos el pelo largo, la ducha acabe con una madeja de pelos que impide la circulación del agua. Además la caída de pelo se acentúa en ciertas zonas del año en los que las condiciones medioambientales no son muy proclives para que nuestro cabeza conserve bien hidratado el cabello. De ahí que sea muy importante siempre utilizar champús y acondicionaros durante todo el año, no únicamente cuando observamos que nuestro número de cabellos comienza a descender.

Bruce Willis es calvo

La alopecia se ha convertido en un serio problema para algunas personas que sufren la pérdida de cabello, ya que ven como su autoestima se va por los suelos al comenzar a sentirse inferiores antes las personas que le rodean y que no sufren este tipo de problemas. La mentalidad que hay que adoptar ante este tipo de situaciones es la de hacerle frente sin tener en cuenta lo que la gente pueda pensar o dejar de pensar si observan que estamos perdiendo el pelo. Una solución muy utilizada en los últimos años ante este tipo de problemas y afeitarse por completo la cabeza y así tendremos un problema menos sobre el que preocuparnos, aunque no todo el mundo está dispuesto a hacerlo, pero en muchas ocasiones y según el tipo de alopecia parece la mejor idea.

Actualmente en el mercado podemos encontrar un gran número de productos milagro que nos harán rápidamente recuperar nuestra confianza ofreciéndonos unos remedios que funcionan en el 100 % de los casos. Hay que estudiar mucho las posibles alternativas que nos ofrece el mercado y siempre es recomendable seleccionar la que más confianza nos puede ofrecer el fabricante que se encuentra detrás del producto.

Tipos de alopecia

Dentro de la alopecia podemos encontrar diversos tipos, aunque la más común y que representa el 95% de los casos es la androgénica, comúnmente llamada calvicie común y que afecta principalmente a hombres, aunque también se puede dar en mujeres, pero en número muy pequeño.

Alopecia androgénica

Alopecia androgénica

La alopecia androgénica, como he comentado, es las más común en el mundo de la calvicie ya que representa el 95% de los casos. En este tipo de alopecia hay que tener en cuenta dos factores que son los principales causantes: el hormonal y el genético, aunque siempre se ha causado de este tipo de alopecia a la herencia, a día de hoy todavía no se sabe a ciencia cierta el gen responsable, de lo contrario no habría tanta gente con problemas de calvicie.

Las hormonas masculinas, más conocidas como andrógenos, actúan sobre los folículos pilosos provocando su atrofia completa hasta su completa caída. Los andrógenos pueden afectar a todo el cuero cabelludo por igual, o bien únicamente a ciertas partes como la parte frontal, la zona de la coronilla o toda la parte superior de la cabeza. Cuando este tipo de alopecia afecta a las mujeres, el caída de pelo no se concentra en ninguna zona de la cabeza, sino que se cae de forma regular, dejando clareos que dejan apreciar una disminución importante en el número de folículos pilosos.

Alopecia traumática

Alopecia traumática

Como bien indica el nombre, este tipo de alopecia se debe a traumatismos físicos, en los que el cuero cabelludo es sometido a la presión que origina por el roce constante con algún elemento, como pueden ser las gorras, las almohadas… Pero también ciertos tipos de peinados puede afectar a la caída del pelo, en especial aquellos en los que se pone a prueba la resistencia del pelo a la tensión, como puede ser en el caso de moños, trenzas… Dentro de la alopecia traumática, debemos prestar especial atención a la tricotilomanía, como bien indica el nombre, es la manía de algunas personas que por su estado de nervios, se dedican a arrancarse el pelo creando zonas despobladas por completo.

Alopecia areata

Alopecia Areata
Este tipo de alopecia, llama en especial la atención porque ocasiona la creación de zonas redondas sin pelo, como si fueran mini calvas en cualquier zona de la cabeza, aunque pueden extenderse por toda por todo el cuerpo. Con el tiempo estas zonas que vuelven a repoblarse sin que tengamos que hacer nada al respecto. La causa de este tipo de alopecia está originada por factores géticos.

Alopecia difusa

Alopecia difusa
La alopecia difusa produce una pérdida del cuero cabelludo reversible y puede afectar a todo el cuero cabelludo o simplemente a una zona. Dentro de la alopecia difusa podemos encontrar diversas modalidades, que se clasificación según el origen de la pérdida de cabello. Los tratamientos contra el cáncer, el escorbuto, la desnutrición, el hipotiroidismo… son los principales motivos que pueden originar una alopecia difusa.

Síntomas

Hombre con peine gigante
Los síntomas relacionados con la caída del cabello, puede variar según sea hombre o mujer, pero la veces, muchos de los síntomas son comunes.

  • Levantarnos de dormir con un gran número de pelos en la almohada.
  • Si tenemos molestias en el cuero cabelludo, para eliminar cualquier otro tipo de enfermedad de la piel como puede ser la dermatitis, que provoca el enrojecimiento de la piel y además es uno de las principales causas de la caída de los folículos pilosos
  • Si al acabar de ducharnos observamos un gran número de pelos en el desagüe de la ducha.
  • Si al cepillarnos o peinarnos encontramos también un gran número de folículos pilosos.
  • El pelo graso, debe tratarse con champús adecuados para este tipo de cabello, ya que de lo contrario también puede ser una causa de caída de cabello.
  • Si observamos que la parte frontal o de la coronilla comenzamos a ver clareos es un síntoma seguro de pérdida de cabello, en el caso de los hombres.
  • En el caso de las mujeres, si observamos que el pelo cada vez tiene menos volumen y comenzamos a ver que a densidad ha disminuido, estamos enfrente de una pérdida de cabello que en el caso de las mujeres es más sencillo de tratar, ya que la alopecia androgénica afecta al 95% de los hombres y en muy pocos casos a las mujeres.

14 consejos para evitar la pérdida de cabello

Nunca sabemos cuando nos puede afectar la calvicie. Aunque nuestros padres y abuelos sean calvos y tengamos más papeletas para serlo, no siempre significa que vayamos a ser calvos en un futuro. Aún así podemos seguir una serie de consejos:

  1. Cuida la higiene. Es muy importante mantener nuestro cuero cabelludo limpio en todo momento, sin caspa ni grasa, ya pueden ocasionar un adelanto en la caída de nuestro cuero cabelludo.
  2. Evitar comer alimentos dulces. Los alimentos con altos índices de azúcar, pastelería industrial principalmente, generan una gran cantidad de grasa en nuestra cabeza, sobre todo si no tenemos la costumbre de lavarnos el pelo todos los días.
  3. Lavar el pelo con champús específicos según el tipo de pelo. Cada champú y acondicionador, se centra en tratar de solucionar los problemas que puede presentar nuestro pelo, como puede ser la grasa, la caspa, el cabello seco, frágil. Merece la pena invertir un poco de dinero en un champú y acondicionador para mantener siempre limpio y con menos riesgos de sufrir alopecia.
  4. Beber como mínimo dos litros de agua al día, para mantener hidratado en todo momento el cuero cabelludo.
  5. No abusar de peinados que estiren el pelo como las trenzas o los moños.
  6. Siempre que sea posible no utilizar gorras, para que la cabeza se encuentre bien aireada.
  7. El tabaco debilita la fortaleza de los folículos pilosos favoreciendo la caída del cabello.
  8. A la hora de utilizar el secador de pelo, procurar no acercarlo a mucho a la cabeza, ya que someterlo al aire caliente durante mucho tiempo debilita la fortaleza del pelo.
  9. Los tintes que podemos encontrar en el mercado, deben ser lo más naturales posibles para que contengan la menor cantidad de productos químicos posibles.
  10. Realizar periódicamente masajes en el cuero cabelludo con las yemas de los dedos para asegurarnos de que la circulación de la sangre es fluida.
  11. Comer siempre que sea posible alimentos que contengan vitaminas A y B.
  12. No abusar de lacas y fijadores de pelo.
  13. Si vamos a tomar el sol durante largos período de tiempo, debemos protegernos la cabeza.
  14. Evita el estrés. Aunque es fácil decirlo no es tan sencillo hacerlo.

Tratamientos

Tratamiento para la alopecia
Actualmente en el mercado podemos encontrar un gran número de productos que nos aseguran que la pérdida de cabello se detiene rápidamente y con el tiempo, los folículos pilosos vuelven a nacer. Según diversos estudios científicos, el minoxidil y el finasteride actúan sobre los andrógenos evitando que sigan matando a los folículos pilosos, de ahí que en la primera fase del proceso lo primero que sucede es la paralización de la caída pero no fomenta la creación de nuevos folículos.

Aunque este tratamiento es ideal para la alopecia androgénica, no funciona en todos los casos, por lo que si estás sufriendo la caída del cabello y ves que ninguno de estos productos detiene la caída, puedes buscar más tratamientos eficaces contra la alopecia en tratamientos.info.


Escribe un comentario