Cabello y flotador, soluciones realistas para los puntos débiles masculinos

jason-statham

Salvo que seamos descendientes directos de algún dios griego, la caída del cabello, el famoso flotador o ambas cosas afectan tarde o temprano a todos los hombres.

Las soluciones a estos dos problemas, fuente de muchas inseguridades, nunca son fáciles, aunque vale la pena intentarlo. La recompensa es estar más a gusto con nuestra imagen y, por lo tanto, gozar de una mayor autoestima, algo de lo que tanto la vida personal como profesional se benefician de manera directa.

Caída del cabello

Aunque hay muchos remedios “milagrosos” en el mercado, los únicos activos que han demostrado prevenirla son el minoxidil al 2%, el finasteride y los productos con cistina o biotina. Eso mientras haya folículo piloso. Por lo general, hasta los 40 años todavía hay esperanza en este sentido.

Cuando ya no queda nada que regenerar, como en los casos de alopecia de grado medio o avanzada, lo mejor es resignarse. Piensa en todas esas celebridades que mantienen su atractivo pese a llevar la cabeza rapada, como Jason Statham, Vin Diesel o Dwayne Johnson. Si te niegas a no volver a utilizar peines y tu economía es desahogada, siempre puedes recurrir a los auto-trasplantes de pelo.

El flotador

Matarse a hacer abdominales es inútil si no mejoramos nuestros hábitos alimentarios. Lo principal para eliminar las acumulaciones de grasa en el abdomen es dejar de alimentarlas, y para ello es necesario apartar las grasas saturadas y las frituras de la dieta, así como reducir la cantidad de alcohol semanal.

Naturalmente, el ejercicio también ayuda. Suma a tu dieta saludable la práctica (al menos tres veces a la semana) de actividades que impliquen consumo energético, como caminar a paso ligero, nadar, correr o montar en bicicleta. Asegúrate de alcanzar los 45 minutos en cada sesión, ya que las masas adiposas no comienzan a quemarse eficazmente hasta transcurridos 30/40 minutos.

Ten en cuenta que los resultados no llegan de un día para el otro cuando se trata de acabar con el flotador y revelar el vientre plano que todos tenemos debajo. Se requieren semanas, incluso meses, para comenzar a bajar tallas de ropa.


Escribe un comentario