¿Brindamos?

Un aniversario, un ascenso en el trabajo, un negocio que se cierra o un cumpleaños son ocasiones que ameritan un brindis. ¿Y qué mejor que llenar las copas de burbujeante champagne? Pero… ¿Extra Brut o D’  Sec?
Al igual que todos vinos, cada uno tiene características particulares (como el aroma, el sabor, el color, el cuerpo y la cepa) que los hacen apropiados para cada ocasión.

El champagne Extra Brut se caracteriza por ser de un  color amarillo pálido con reflejos verdes. Las burbujas son finas, en columnas bien definidas desde la base de la copa. La espuma es elegante y define una corona persistente en la copa. Posee un aroma a frutos cítricos, durazno, ananá, bien nítidas, en armonía con notas de pan fresco y pan tostado, logrados a través del contacto con la levadura. En cuanto a su sabor es fresco, frutado, redondo y muy suave. Es ideal como aperitivo, aunque puede también acompañar tapas, terrinas y patés y es el aliado en las  las fiestas y los brindis. Se recomienda consumirlo entre 4º y 6º C.

El D’ Sec presenta una coloración amarilla liviana, con marcados reflejos verdes. El aroma es muy intenso y frutado con notas de mandarinas, peras, duraznos y frutos confitados. El sabor es dulce, suave, de gran amplitud. Este Champagne es ideal para acompañar postres y dulces, aunque también puede beberse como aperitivo.

champagne


Escribe un comentario