Bicicletas eléctricas, una forma cómoda y no contaminante de ir a trabajar

Ducati E-400 MTB

Ducati E-400 MTB

Ir sobre dos ruedas al trabajo nos libra de los estresantes atascos y ayuda a reducir la contaminación, aunque si hay alguna pendiente muy acentuada en el camino o la oficina nos queda bastante lejos, podemos llegar agotados y muy sudados a nuestro destino. Y es ahí donde entran las bicicletas eléctricas.

Estos vehículos suponen menos trabajo para nuestros pulmones y piernas que las bicicletas convencionales gracias a su sistema de pedaleo asistido. Las bicicletas eléctricas integran un motor que hace girar la rueda trasera, lo que ayuda a pedalear con menos esfuerzo.

Si quieres cogerla para practicar deporte los fines de semana, puedes hacerlo también, ya que normalmente puede elegirse entre dos y cuatro niveles de fuerza. La Ducati E-400 MTB, por ejemplo, cuenta con 4 (Eco, Tour, Sport y Turbo), siendo el primero el que más esfuerzo por nuestra parte requiere y el último el que menos.

A pesar de que integran un motor, no se necesita permiso de conducir para llevar una bicicleta eléctrica, ya que cumplen con los requisitos europeos de funcionar con pedales y de no superar los 250 W de potencia. El tiempo de recarga varía en función del modelo. La estilosa Ducati E-400 MTB tarda 1,5 horas en reponer el 50 por ciento de la batería y 3,5 horas en realizar una carga completa.

Meijs Motorman

Si quieres más velocidad sobre dos ruedas o lo de pedalear simplemente no es lo tuyo, considera invertir en una motocicleta eléctrica. Con su fantástico diseño retro (en el que brilla su sillín de piel hecho a mano), la Meijs Motorman tiene una velocidad máxima de 45 km/h. Su precio ronda los 6.000 euros.


Escribe un comentario