Analizamos el relevo en Loewe: La firma se renueva con los aires de JW Anderson

Jonathan-Anderson-2013-LOEWE

Imagen oficial – y reforzada – de Jonathan Anderson

Loewe lleva una temporadita, como se suele decir, de capa caída. Sí amigos, esto es una realidad. La última masion española, aunque de española tiene ya más bien poco – y no lo digo sólo porque pertenezca a un gran holding de lujo, ¡dios me libre – , vive una gran crisis de identidad. Y no, esto no es una opinión, es un hecho contrastado.

Quizá, el despido relevo generacional de señoras y señores que llevaban toda su vida dedicada a la firma, y hablo de lo que ha pasado en tiendas y oficinas, haya pasado factura a la etiqueta del cangrejo. Casualmente, el otro día me crucé con Don Enrique Loewe. Cosas de la vida, me pilló diciendo, en pleno kissing room; “Lo único que vale del Loewe – de ahora – es el Antonio Navas“. Todo, en un acento muy gato, que aunque uno es briton de corazón, es muy castizo.

Don Enrique me escuchó de sobra, creo, al rato yo alagué el top metalizado de acabado envejecido con elegante y arquitectónico peplum que llevaba su guapa acompañante. Fue una casualidad, me reitero. Pero… me alegro de haberlo soltado. Y es que, yo he llorado con cosas que he visto y vivido relacionadas con la firma. Sí, queridos lectores, uno, en el fondo, en un sentido.

No me extraña, ni un pelo además, que Don Stuart Vevers haya hecho sus maleta de (y para) Coach. Stuart, es un inglés que hace las cosas siguiendo los estrictos, y siempre reales y razonares U.K. Standars. Así que, no me extraña que haya salido escopetado.

Lo de los bolsos en la cabeza, sobró, y mira que yo los he defendido. Los defiendo a ellos, a los protas, que toda la sociedad, encabezada por el portal Vanitatis, se dedicó a insultar. Me niego a que a mis “amigos”, por un trabajo en el que cobraron en especies  ellas un bolso y ellos una prenda – les caiga la del pulpo, cuando simplemente estaban haciendo su tarea  de it boys & girls, o actuando como modelos comerciales que, para el caso, es lo mismo. La culpa la tiene, esa mente que llamó a esa otra mente que dirigió el viral o lo que fuera o fuese éso.

El caso es que, al menos servidor, está feliz. Llegan los nuevos aires de un norirlandés con un puntazo muy brit y ademanes italo-sexies. Y, espero y deseo, por el bien de España y, por ende de la ‘marca ES’, que J.W. Anderson haga bien su papel. Sé que así será. Sé de buena tinta, que Donatella, su anterior boss, no se anda con chiquitas. Y si Miss Versace, le dejó Versus, su label mimado – fue a ella a quién el propio Gianni le enmendó el proyecto back in the day – , sería porque su peso, y eso que es delgadito, en oro y medusas lo valían. ¡Bienvenido a España Mr. Jonathan!

Foto – cortesía de Loewe

Más Información – Loewe ‘made to order’. Las propuestas a medida para el próximo otoño-invierno

 


Categorías

Moda

Club de caballeros

Club de caballeros era una web dedicada al mundo de los hombres, la moda y el estilo de vida. Ahora está integrado en hombresconestilo.com como una... Ver perfil ›

Escribe un comentario