Ahorra tiempo al comprar pantalones utilizando el brazo

Pantalones vaqueros

Comprar pantalones puede ser una tarea agotadora. A pesar de que sepamos con certeza nuestra talla, el tipo de cintura, así como el material con el que está fabricada, puede hacer que necesitemos una talla más o una menos.

Otra variable que entra en juego es el peso. Es posible que, desde la última vez que compraste pantalones, hayas ganado peso o lo hayas perdido, lo que también puede invalidar tus conocimientos sobre tu talla de pantalón.

Por suerte, existe un truco que te permitirá llevarte al probador solamente una talla o dos como mucho. Abotona el pantalón e introduce el antebrazo con el puño cerrado en la cintura, y en perpendicular a tu cuerpo, de manera que el codo quede en en la parte trasera del pantalón y el puño delante.

Si sientes que el pantalón se ajusta cómodamente a tu antebrazo, debería suceder lo mismo con tu cintura. No se trata de un método infalible, pero tiene un alto porcentaje de éxito debido a que el antebrazo con el puño cerrado suele medirnos lo mismo que la cintura.

Este truco te permitirá ahorrar tiempo al comprar pantalones, convirtiéndolo en algo más directo y cómodo, ya que no es lo mismo dudar entre varias tallas que hacerlo solamente entre dos. Además, cuando ya dominamos la técnica, puede permitirnos incluso ir directamente a la caja sin pasar por el probador.


Escribe un comentario